Intento de desalojo – Cooperativa La Terre

Apoyamos a los y las trabajadoras de la Cooperativa La Terre en su resistencia frente a la venta de la f√°brica recuperada que est√°n autogestionando desde el 2014.

El día jueves se presentó la justicia en conjunto con personal de seguridad privada en la Cooperativa con el objetivo de desalojar las instalaciones. Se logró que la justicia llamará a un cuarto intermedio con la participación de los abogados de las partes pero el desalojo todavía parece inminente.

Repudiamos el accionar de la justicia, en una clara manipulación de la misma por intereses individuales, al rematar la empresa recuperada por la cooperativa La Terre en favor de un privado. Este accionar arrastra a los y las trabajadoras a una situación de incertidumbre y de riesgo, al quitarles los puesto de trabajos y con ello la fuente de ingresos del grupo familiar. Esta decisión empeora en el contexto de crisis de nuestro país.

Nos oponemos a la irresponsabilidad de la justicia que vende la f√°brica, sin compensar el trabajo voluntario, sin indemnizar los recursos puesto por ellos y por organizaciones p√ļblicas y privadas para la recuperaci√≥n de la f√°brica. Es claro el total desinter√©s y la despreocupaci√≥n de las autoridades, careciendo de criterio y l√≥gica, en este caso de lxs jueces, al decidir sin haber visitado, conocido, comunicado y visto en las condiciones en que se encontraban.

El √©xito de la recuperaci√≥n es debido cooperaci√≥n, no solo a los de lxs trabajadorxs, sino tambi√©n de las universidades transfiriendo y aplicando el conocimiento tecnol√≥gico, a los profesionales y otras organizaciones p√ļblicas y privadas, apostando en otra forma de sistema econ√≥mico y una visi√≥n menos individual de nuestro trabajo, uno en el que no se restrinja a nuestro puesto o a la organizaci√≥n, sino a algo m√°s global, la sociedad.

La Terre es un hermoso ejemplo de organizaci√≥n popular, agradecemos a los y las trabajadoras que han sostenido este proyecto. Por todo esto creemos que defender las f√°bricas recuperadas es nuestro deber como sociedad y a√ļn m√°s como futuros profesionales, porque defenderlas es defender nuestro derecho a vivir en sociedades m√°s justas y humanas, es defender la esperanza de ser due√Īos y due√Īas de nuestro trabajo.