Editorial

Este a√Īo, como sociedad salimos a defender la Universidad P√ļblica ante el desfinanciamiento a la cual se la est√° sometiendo. Salimos porque entendemos que es un pilar fundamental de nuestro pa√≠s porque genera oportunidades, integraci√≥n, brinda desarrollo personal y colectivo y aumenta la calidad de vida de todxs lxs habitantes del pa√≠s. La Universidad tiene la responsabilidad no s√≥lo de promover la formaci√≥n de profesionales eficientes sino, adem√°s, el desarrollo de la investigaci√≥n, la tecnolog√≠a y de personas cr√≠ticas.

En este sentido, debe proveernos la formación para que seamos profesionales capaces de tomar decisiones acordes al cuidado del medioambiente y de los recursos naturales para generaciones futuras, conscientes de la importancia de una industria nacional que busque la soberanía y la sustentabilidad.

El Estado, asimismo, debe garantizar el acceso a la educación de las personas que los requieran, ya que esas personas llevarán los conocimientos y experiencias adquiridas a distintos lugares. Por esto, los recortes en becas, en investigación, la falta de presupuesto y el desinterés por la vinculación de la Universidad con el medio demuestran que este gobierno entiende a la educación como un gasto. Este desfinanciamiento en los distintos niveles educativos impactará directamente en la sociedad, agudizando la pobreza, las injusticias y las desigualdades.

En la cobertura de estos recortes, los medios han ocultado o tergiversado hechos seg√ļn su conveniencia. Debemos preguntarnos ¬ŅCu√°ntas veces compartimos informaci√≥n que no sabemos si es cierta, o tomamos partido ante una situaci√≥n sin contar con todos los datos?.

En esta época donde todo lo que importa es la opinión, resulta fundamental revalorizar la discusión: la discusión para entender a la otra persona, la discusión para llegar a un acuerdo, porque la democracia no es sólo votar cada cierto tiempo; la democracia la construimos día a día organizándonos para hacer un país mejor.

A cien a√Īos de la Reforma Universitaria recalcamos la importancia de la discusi√≥n, la organizaci√≥n y la acci√≥n para lograr un mejor futuro para nosotrxs y para el pueblo, ya que como juventud, no podemos dejar de actuar cuando amplios sectores de la sociedad no pueden acceder a un techo digno, un trabajo estable o un sistema de salud adecuado.

Como respuesta a la indiferencia de quienes nos gobiernan, la censura de los medios y la apropiación de nuestros recursos por intereses extranjeros, salimos a defender nuestros derechos. Te invitamos a que participes, aportes y critiques para poder así construir un futuro mejor.