2×1=Memoria a medias

Frente a la medida adoptada por la Corte Suprema de Justicia de la Naci√≥n, en fallo no un√°nime, 3 votos contra 2, a favor de otorgar el beneficio del 2×1 en una causa de delitos de Lesa Humanidad, manifestamos nuestro m√°s en√©rgico repudio a esa medida que equipara delitos comunes con los cometidos por usurpadores del poder, quienes desoyendo la voluntad popular, torturaron, desaparecieron, asesinaron y robaron beb√©s sistem√°ticamente en todo el pa√≠s .

√Čsto constituye un grave antecedente frente a este tipo de delitos, condenados por la humanidad entera, comparable solo con los hechos m√°s aberrantes cometidos por una parte de la humanidad contra el resto. De ah√≠ el nombre y la gravedad de esos delitos: se los considera no contra una persona o un pueblo, sino contra toda la humanidad.

Se le dice “dos por uno” a la ley que permite computar dos a√Īos por cada uno efectivamente preso a partir de los dos a√Īos de prisi√≥n preventiva.

El 28 de marzo de 1976, Reynaldo Bignone realiz√≥ un operativo donde se ocup√≥ el Hospital Posadas y se llev√≥ a cabo la detenci√≥n, tortura y desaparici√≥n de personal del hospital en el ‚ÄúChalet‚ÄĚ (que operaba en el interior del hospital y luego fue convertido en un centro de detenci√≥n). De este operativo form√≥ parte Luis Mui√Īa quien formaba parte del autodenominado grupo “SWAT”, un comando paramilitar interno del Posadas.

Mui√Īa hab√≠a sido condenado en el 2011 a 13 a√Īos de prisi√≥n por secuestros y torturas. Cinco v√≠ctimas lo reconocieron.

Resulta ser que el coautor de este delito de lesa humanidad ahora es beneficiado con el 2×1 gracias al fallo de la Corte Suprema, pese a que la ley 24.390 (del 2×1) estuvo vigente entre 1994 y 2001; es decir, no ten√≠a vigencia cuando cometi√≥ los delitos por los cuales fue condenado (1976) ni cuando fue detenido (2007) ni cuando se emiti√≥ la condena (2011).

Resulta inaceptable que el máximo tribunal adopte una medida de este tipo, además de lo mencionado, porque posibilita al resto de los condenados por delitos de la misma índole a reclamar igual trato y por ende, el mismo beneficio. De ser así, el esfuerzo realizado para llegar a situaciones de condena de militares y civiles que participaron del peor genocidio de la era moderna de nuestro país, se vería afectado y disminuido.

Argentina ha sido ejemplo y bandera en todo el mundo en la condena de los asesinatos, desapariciones, torturas, apropiaci√≥n de ni√Īos, violaciones y dem√°s vej√°menes contra la raza humana. Nunca nadie se atrevi√≥ a tanto como nuestro pa√≠s, con todo el esfuerzo y los riesgos que signific√≥ tama√Īos empresa. Ejemplar fue el juicio a los integrantes de la Junta Militar durante la primera parte del gobierno de Ra√ļl Alfons√≠n. Ejemplar ha sido la lucha de los familiares por encontrar a los desaparecidos, a los beb√©s apropiados. Esta medida atenta contra todo lo logrado.

En el mismo sentido, rechazamos los dichos del Secretario de Derechos Humanos de la Naci√≥n, Claudio Avruj, en tanto omite situar el contexto pol√≠tico y social en el que se ejecutaron estos il√≠citos, insistiendo en acatar el fallo as√≠ sin m√°s, cuando su responsabilidad como secretario es la de alertar las tremendas consecuencias de tal medida adoptada, lo err√≥neo de la interpretaci√≥n pol√≠tica que se ha hecho de la letra muerta de la ley y disputar en lo simb√≥lico, en lo jur√≠dico y en lo pol√≠tico esta medida. Habla como si desconociese el contexto de los delitos, la gravedad de los mismos, las implicancias de la medida y para peor, como si no fuese su propia responsabilidad la de echar luz sobre este tema. Deber√≠a ponerse a la cabeza de contrarrestar est√° medida, habida cuenta de lo mencionado. Esto no hace m√°s que vislumbrar la voluntad pol√≠tica del Gobierno respecto de la b√ļsqueda de memoria, verdad y justicia. Su silencio respecto de lo errado de este accionar y sus consecuencias es toda una declaraci√≥n.

Decimos que la cuenta les da mal, porque 2×1 les da igual a la verdad a medias.

Seguiremos en el camino de la construcción de la memoria, la verdad y la justicia para que nunca más el terror se instale como método de disciplinamiento social y para que nunca más los genocidas tengan lugar en nuestra sociedad.